Bibliotecas móviles: La aventura por difundir la lectura

Desde África hasta Sudamérica tienen bibliotecas móviles cada una pensada de acuerdo a sus necesidades y comunidades. Conozca sus más diversas formas y prestaciones alrededor del mundo, desde biblioburros hasta costosos vehículos, todos con la misión de llevar la lectura a todos los rincones del planeta.

Autor: Rodrigo Araya E.

10/07/2013

Fuente: Bibliomóviles

El llevar la cultura a todos los rincones y comunidades siempre ha sido una misión complicada. No obstante, la idea de llevar parte de la biblioteca hasta el rincón más apartado ha llevado una verdadera revolución. Pocos saben que los servicios móviles bibliotecarios tienen su historia y miles de matices. Hoy existe un sin número de servicios móviles inspirados en el afán de llevar lectura a todos, entregando un servicio ágil, cercano y amable con la comunidad atendida. Es así como en diversas partes del mundo existen incluso biblioburros, camellos bibliotecas, lanchas e incluso aviones. A continuación su historia y las cientos de variedades existentes en Chile y el mundo.

Historia sobre ruedas

La primera biblioteca móvil comenzó a prestar servicio en Gran Bretaña a través de la Biblioteca Perambulating de Warrington en 1859. Ese vehículo, tirado por un caballo, fue puesto en servicio por el Instituto de Mecánicos de aquella ciudad de Cheshire, Inglaterra.

Casi medio siglo después, en 1905, el primer carro-biblioteca en los Estados Unidos fue introducido en el condado de Washington, Maryland, por Mary Titcomb, primera bibliotecaria de la Washington County Free Library. Pero sería sólo hasta 1912 cuando en Hagerstown, Maryland, se puso en marcha el primer bibliobús motorizado. Años más tarde en 1918 se creó el primer bibliobús (propiamente dicho) en un camión (Hibbing, Minesotta). Le siguieron Japón (en 1946), Bélgica (1959), Pakistán (1957) y una larga lista de países que se contagiaron con esta iniciativa que revolucionaría el mundo de las bibliotecas.

Burros, camellos, mulas y elefantes biblioteca

Pese a que es muy extendido en el mundo el uso de vehículos motorizados para estos fines aún subsisten servicios transportados por animales. Es el caso del "Camel Mobile Library". Algo así como el camello biblioteca móvil que recorre el desierto en Kenia, África. Consiste en tres caravanas, cada una con 3 animales, sobre los que se transportan 200 libros cada semana. Una iniciativa estatal que asegura el que los grupos nómades del desierto keniano tenga acceso a la lectura. En Internet se puede encontrar mayor información sobre este particular servicio en su web: camelbookdrive.wordpress.com.

En Sudamérica el máximo referente en este tipo de bibliomóviles es encabezado por ,Luis Soriano, un profesor de literatura quien desde hace 8 años lleva su burro cargado de volúmenes para los niños de los poblados de su región. Actualmente el proyecto "biblioburro" tiene 3000 libros donados para su misión que se ejecuta en el departamento de Magdalena (norte de Colombia). Actividad que realiza a bordo de 2 asnos llamados Alfa y Beto. Soriano y sus burros ya son una celebridad en su país e incluso ha protagonizado un documental que es producido por colombianos y franceses. Cinta en la que se sigue al bibliotecario en su larga trayectoria por los pueblos, registrando las aventuras y desventuras de este servicio tan particular.

En Venezuela también han optado por desarrollar este tipo de servicios móviles a bordo de animales. Es el caso de las "bibliomulas", que trabajan en la zona andina de Trujillo. Este proyecto se encuentra incluido en el programa Red de Escuelas Rurales Emprendedoras e incluye a 6 recintos educacionales.

En tanto en Tailandia, Asia, existe una biblioteca elefante. En este caso los elefantes sirven de medio de transporte y cargan información y material educativo hasta 46 villas distantes en el norte de ese país. Los animales también cargan cajas de libros, antenas de televisión satelitales, generadores, computadores, videos. El proyecto de biblioelefante recibió el premio a la alfabetización de la UNESCO en el año 2002.

Un trabajo que marcha sobre ruedas

Si hay animales para cargar libros y desarrollar una tarea tan noble, también existe el extremo opuesto con vehículos de distintos tamaños y formas para hacer esta tarea con sorprendentes instalaciones. Algunos de ellos son los bibliobuses españoles que en su gran mayoría son buses enormes, de las mismas características que aquellos que viajan entre ciudades en nuestro país pero equipados como bibliotecas. En ellos se almacenan más de 3500 ejemplares, secciones para conexión a Internet, préstamo de películas y música. Además de ejecutar actividades de animación a la lectura. Algunos de ellos son: bibliobuses de Palencia y Soria. Aunque también en Sudamérica se inscribe el bibliobús de Bogotá en Colombia con excelentes características.

Volviendo al continente europeo, en España su desarrollo es tan importante que existe una agrupación de profesionales de bibliobuses. Esta organización denominada Agrupación Catalana Leonesa de los Profesionales de las Bibliotecas Móviles, ACLEBIM. Organiza a los bibliobuses españoles que son muchos, ya que cada ciudad cuenta con al menos 1 bibliobús y otras tienen flotas de hasta 3 vehículos. Cada uno con un costo de 192.000 euros, más de cien millones de pesos, atendiendo a cerca de 10 mil personas y con un registro de préstamo de libros y otros servicios con más de 8 mil prestaciones. En el caso español, la mayoría de estos servicios no son de propiedad y costo estatal sino que municipal, todo un ejemplo de valoración al fomento lector.

Estados Unidos y su día nacional del bibliomóvil

En casi todos los rincones del mundo existen los bibliomóviles. Es el caso de Estados Unidos que dedica un día nacional a conmemorar el trabajo que realizan las bibliotecas móviles en el llamado "National Bookmobile Day". Oportunidad en que colegios y organizaciones de los diferentes estados que lo conforman dedican ese día a celebrar la importante tarea que desarrollan los bibliomóviles.

Respecto de sus formas debemos mencionar que en América del Norte es donde se pueden apreciar los de mayor envergadura y servicios. Camiones con carros de arrastre y buses especialmente diseñados son muy habituales en éste continente. De la misma manera que en otras partes de Europa son muy comunes los encuentros de bibliobuseros y además de reunirse a compartir información y actividades se desarrollan desfiles por las principales avenidas de las ciudades donde se ejecutan éstos encuentros. Parada de bibliomóviles: http://www.youtube.com/watch?v=mOvncBdXJ7o.

La historia de los Estados Unidos en el desarrollo de bibliomóviles comienza de la mano de la bibliotecaria de Maryland (Condado de Washington) Mary Lemist Titcomb, quien con el objetivo de llevar el servicio de la biblioteca a sectores apartados instaló puntos de préstamos en tiendas y oficinas postales. Sin embargo, no contenta con los resultados construyó una carreta tirada con caballos en la que cargaba sus libros que eran facilitados en distintos sectores rurales. El trabajo de esta biblioteca móvil tirada por caballos llegó hasta 1912. Fecha en que se crea el primer bibliomóvil motorizado de este país. Desde ese entonces a la fecha se cuentan con más de 800 servicios móviles en Estados Unidos las que son agrupadas en la Asociación de Bibliotecas móviles.

Bibliomóviles en Chile

La historia de los bibliomóviles en Chile es reciente. Sólo a contar de 1995 se crea el primer bibliobús perteneciente a un organismo del Estado. Se trata del bibliobús de Aysén que es dependiente de la Coordinación de Bibliotecas Públicas de la Región de Aysén quienes en ese año innovan con un proyecto financiado con el Fondo Nacional de Desarrollo Regional para crear un servicio móvil que recorrería zonas apartadas.

Posteriormente en 1998 la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos, DIBAM, crea el proyecto de bibliobuses culturales con tres minibuses donados por la Embajada del Japón a nuestro país. Los que son enviados a las regiones de Coquimbo, Metropolitana y Maule.

Independiente de las experiencias de la DIBAM en todo el país existen bibliomóviles de los más diversos tipos. Es así como a contar del año 2011 desde la Subdirección de Bibliotecas Públicas de esta institución estatal se inicia un proceso de catastro de estos servicios identificándose 50 móviles repartidos en todo el territorio. La mayoría de ellos ubicados en el centro y sur del país. Siendo la Región del Bio Bio la zona con más servicios móviles con 15. A diferencia de la zona norte que sólo cuenta con 2 bibliobuses: la Región de Tarapacá en la comuna de Camiña y la Región de Coquimbo con un Dibamóvil.

Es así como la naciente red de bibliomóviles de Chile busca difundir su labor y un trabajo en conjunto. Para conocer más de nuestra actividad puedes unirte a nuestras redes sociales. En Facebook Red Bibliomóviles Chile y twitter @Bibliomovilescl

Este año se ha marcado otro hito en la historia de los bibliomóviles nacionales al ser distinguidos por la organización española ACLEBIM en el marco de la organización del Sexto Congreso Nacional de Bibliotecas Móviles.

Bibliomóviles en el mundo

Los bibliobuses existen en diferentes partes del mundo. Algunos de ellos en Alemania, Guatemala, España, África, Estados Unidos, Dinamarca, Cuba, Portugal, Australia, Croacia, entre otros países de Europa y el resto del mundo. En Internet se pueden encontrar blogs dedicados a su funcionamiento. Algunos de ellos son:

Recursos adicionales

readspeaker