Frente a Covid-19

Bibliobuses españoles plantean protocolo de seguridad para volver a atenciones

Aclebim ha publicado un protocolo de retorno a las atenciones

La Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles de España, Aclebim, planteó en un artículo una serie de indicaciones de seguridad para sus asociados ante la posibilidad de regresar a las atenciones de los móviles

Fuente: Bibliomóviles

Actualmente la mayoría de los bibliomóviles chilenos y del mundo se encuentran sin atención de usuarios. Pero nuestros amigos de Aclebim, Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles de España, ya se han puestos manos a la obra para preparar en un futuro próximo el retorno a los servicios. Uno de estos preparativos fue proponer la metodología para atender a sus lectores, preparando un protocolo que pondrá a resguardo tanto a usuarios como bibliobuseros del contagio de Covid-19.

Aclebim plantea este protocolo muy interesante y completo, que quizás pueda servir como base para intentar aplicarlo a nuestra realidad chilena, cuando en un futuro nuestros bibliomóviles regresen a las atenciones. Aún no sabemos cuando, pero quizás al igual que nuestros colegas de Aclebim, sea buen momento para anticipar la forma o metodología de atenciones.

Las recomendaciones de Aclebim

Comienza aquí el conjunto de recomendaciones que desde la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles queremos ofrecer al servicio de todos los profesionales y usuarios que trabajan y se benefician de los bibliobuses en España.

El espíritu de este protocolo está guiado por la preservación de la seguridad y de la salud de cuantas personas se relacionan directa e indirectamente con los servicios móviles de biblioteca pública, procurando en todo momento evitar convertirse en fuente de contagios, ni activar las circunstancias propias para que ellos se produzcan.

La redacción de las presentes pautas ha sido realizada sin perder de vista, para su cumplimiento y posibles adaptaciones ulteriores, las superiores directrices que vayan emanando de las autoridades sanitarias y de los órganos competentes en la seguridad e higiene en el trabajo; al tiempo que, su posible aplicación estará siempre ligada a la especial incidencia de la pandemia, y su evolución, en las distintas zonas geográficas por las que se extienden los servicios de biblioteca móvil.

Si este tipo de recomendaciones es fundamental en todos los servicios bibliotecarios, es especialmente necesaria en los propios de atención al público, e imprescindibles en servicios de tanta proximidad y espacio muy reducido como son los bibliomóviles.

Dada la peculiar naturaleza de estos servicios en los que, por las reducidas dimensiones de los vehículos donde se prestan, apenas es factible guardar la distancia de seguridad de dos metros, su puesta en funcionamiento ha de requerir de todas las consideraciones sobre la conveniencia de su reapertura en una u otra fase de la desescalada (retorno a la actividad), y siempre con unas estrictas medidas de seguridad.

El otro factor que incide en esta acentuada cautela es el hecho del desplazamiento continuado entre poblaciones que, en un momento dado, podría favorecer la propagación del contagio de unas áreas a otras, si no se toman las medidas correctas de prevención.

La toma en consideración de estas medidas excepcionales sería fundamentalmente indicada en el caso de bibliomóviles urbanos o destinados a la atención de grandes núcleos de población.

Los bibliomóviles rurales deberían seguir la misma dirección en sus actuaciones, si bien en función del menor volumen de habitantes de cada localidad, la reapertura sería más sencilla de llevar a cabo.

En todo caso, el periodo de ausencia de servicios presenciales ha de ser cubierto siempre por servicios a distancia, bien digitales bien analógicos, atendiendo a las necesidades de la población, para lo que en ningún momento tendrán que detenerse los procesos técnicos, ni bibliotecarios ni administrativos, que hacen posible el normal funcionamiento de las prestaciones públicas de los bibliomóviles.

Equipamientos de seguridad y prevención

En cuanto al equipamiento personal, los profesionales irán provistos de guantes, mascarillas y/o viseras de pantalla. Además, contarán con toallitas desinfectantes y gel hidroalcohólico en la mesa de atención al público.

La mesa-mostrador de atención al público estará precedida de una línea de seguridad trazada en el suelo. En la propia mesa existirá una mampara transparente para protección del bibliotecario.

Se instalará un dispensador de gel hidroalcohólico en la puerta de acceso al bibliobús, así como de una caja de guantes para uso público, con las instrucciones necesarias para su correcta utilización.

El personal del bibliomóvil dispondrá de bolsas de plástico con cierre zip para guardar los documentos devueltos, aparte de cajas para recoger las devoluciones.

El interior del bibliobús, aparte de la limpieza ordinaria, será desinfectado al finalizar cada jornada, por cualquiera de los procedimientos legalmente reconocidos.

Modalidades del servicio presencial

La atención al público podrá dispensarse bien dentro del bibliomóvil, bien fuera del vehículo, en función de factores como el equipamiento preventivo de que se disponga, la climatología y el volumen de población en cada parada.

En el caso de los servicios de interior, el bibliomóvil habrá de contar con todo el material de prevención, protección y desinfección ya mencionado, exigiéndose en todo momento el estricto cumplimiento de las "Normas de seguridad de acceso para el público" contenidas en este protocolo.

Los servicios planteados desde el exterior suponen la imposibilidad para el usuario de acceder al interior del bibliomóvil y, por ende, la supresión del libre acceso a las estanterías por parte de los usuarios, de modo que será el propio bibliomovilero el encargado de encontrar los libros deseados por el lector, y de ponerlos a su disposición en el exterior del vehículo, donde el usuario, en todo momento, deberá esperar. Ello no implicará, en ningún caso, el abandono de las "Normas de seguridad de acceso para el público" contenidas en este protocolo por los usuarios presentes.

La atención al público en el exterior del bibliomóvil tendrá que contar obligatoriamente con una zona de seguridad donde el bibliotecario pueda realizar su trabajo de recepción de documentos prestados y de emisión de los nuevos préstamos. En dicha zona contará con todo el equipamiento necesario para las labores de control informático de las transacciones si no las hace en el interior: mesa, silla, conexiones de luz y datos, mampara transparente y línea de separación en el suelo con respecto del público.

Cada servicio valorará la conveniencia de poder a disposición pública el OPAC, tanto en la modalidad de servicio interior como exterior.

Normas de seguridad de acceso para el público

Todas las personas que deseen acceder a los servicios del bibliomóvil deberán ir provistas de mascarilla.

Además, habrán de utilizar obligatoriamente los guantes que para ellos se encuentren en la entrada. Si llevaran los suyos propios, tendrán que hacer uso también del dispensador de gel hidroalcohólico, que igualmente encontrarán en la puerta de acceso.

En el caso de que el servicio sea prestado en el interior del vehículo, no podrá haber más que un usuario al mismo tiempo dentro del bibliomóvil, mientras que los demás, guardarán su turno en la calle, de forma ordenada y salvando la distancia de seguridad entre personas.

El público respetará en todo momento, la distancia de seguridad con el personal bibliotecario, atendiendo siempre a los indicadores dispuestos para ello, así como las instrucciones que vaya recibiendo del personal.

Las normas de acceso estarán claramente expuestas en el exterior e interior del bibliomóvil.

Procedimientos preventivos con las colecciones

Todos los documentos devueltos serán guardados en bolsas de plástico con cierre zip, en el mismo momento de la devolución, depositadas a su vez en cajas, que serán guardadas durante una semana en un lugar adecuado y poco frecuentado de las instalaciones, con un clasificación por fechas, de forma que, transcurrida la primera semana, se puedan ir reincorporando a la colección para ocupar el lugar de almacenamiento que dejan vacante por una nueva remesa de documentos devueltos, que empezarán su propia cuarentena de siete días.

Actividades de animación a la lectura y de extensión cultural

La organización y realización de actividades colectivas se regirá por los parámetros de aforos y volumen de asistentes contemplados por la normativa general para las diferentes fases de la desescalada.

Condiciones de seguridad en la base central

En la sede y oficinas de cada servicio, permanecerán las mismas medidas de seguridad exigidas en el interior del bibliomóvil: mascarillas y guantes para todo el personal, dispensadores de gel hidroalcohólico y distancia de seguridad entre los operarios en todo momento.

Cuando las circunstancias espaciales lo permitan, habrá que establecer itinerarios de tránsito con el fin de evitar contactos fortuitos.

Además de todo lo citado, las condiciones básicas de higiene personal y lavado de manos se contemplarán en todo momento.

El personal de los bibliomóviles estamos teletrabajando o trabajando a puerta cerrada. Añoramos a los usuarios, esperamos que estén bien, y deseamos un pronto reencuentro.

Recursos adicionales

Palabras clave: Aclebim - bibliomóviles - Red Bibliomóviles Chile
readspeaker