Después de 22 años

Alfredo Fica, el decano de los bibliomovileros chilenos deja la ruta

Alfredo al centro junto a usuarios de su bibliomóvil

El insigne bibliomovilero chileno dejará a contar de esta semana el volante del programa Bibliobus de la Región de Aysén dejando atrás un camino lleno de vidas marcadas por su trabajo

10/07/2017

Fuente: Bibliomóviles

Cuando comentó su deseo de bajarse del bibliomóvil sintió una mezcla de sensaciones. Alegría porque comenzaba una nueva etapa, un nuevo camino y tristeza al dejar de recorrer sus localidades. Para Alfredo será complejo porque el servicio fue inaugurado por el mismo hace 22 años y por supuesto el compromiso con su comunidad no será fácil de romper.

Y es que son más de dos décadas recorriendo los fríos parajes de Coyhaique. Fríos sólo en lo climático porque en lo afectivo son de una calidez enorme. Así lo ha vivido, Alfredo Fica, el insigne bibliomovilero chileno que a contar de esta semana dejará el volante del programa Bibliobus de Aysén para dar paso a un nuevo encargado. La tarea no es sencilla, considerando que Alfredo, inauguró el primer servicio móvil sobre ruedas dependiente de la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos, Dibam.

Han sido tantas las vidas tocadas por este funcionario. Pero más que eso, un verdadero servidor público, de esos que escasean y cuyas características son vitales para la tarea. Aquellos comprometidos, serviciales y dispuestos a entregar siempre una sonrisa a sus fieles lectores. Muchos de ellos viéndolos leer con dificultad sus primeras frases en primero básico y hoy convertidos en profesionales de las más diversas áreas.

Estos días, dice Alfredo, han sido días de muchas emociones. Como el homenaje que recibió de parte de los niños en la Villa Ñirehuao, que lo recibieron con dibujos sobre lo que significa para ellos el bibliobús. Bailes típicos, fotografías y toneladas de cariño. Ese que cosechó por años, día tras día en sus recorridos entregando lo mejor de él.

“Todo ha sido muy lindo, en especial el abrazo sincero que recibí de una joven profesora a quien conocí desde que ella estaba en primero básico y que hoy ejerce en la escuela de Ñirehuao”. Uno de los pocos ejemplos de su exitosa carrera en la cual no han estado ausentes los reconocimientos de sus pares, siendo distinguido el año pasado por sus veinte años en el Tercer Encuentro de Bibliomóviles de Chile. Pero más que eso valora el cariño a la hora de la despedida de sus queridos puntos de atención, los abrazos de los niños y los dibujos con despedidas. Verdaderas condecoraciones para un bibliomovilero.

Las razones a su alejamiento radican principalmente en el desgaste que provoca esta linda pero exigente tarea y que muchas veces sólo se dimensiona en su totalidad cuando se está  sobre un bibliomóvil, sea cual sea su ubicación geográfica. Más aún cuando se realiza en solitario por las duras condiciones de la Patagonia chilena en donde el frío y la nieve son factores. Ya hace 2 años atrás  cuando cumplió 20 años de servicio, Fica comentaba que el cansancio ya era un tema en su rutina.  "Especialmente se me hace difícil trabajar solo y tener que cumplir con mi itinerario cuando llega el invierno, esos meses siempre me ponen tenso al conducir. A pesar de que ya tengo 20 años haciendo lo mismo”, decía en una entrevista a esta web.

Pero hoy inicia una nueva parada para este decano de los bibliomóvileros chilenos. En donde de seguro será tan exitosa como su paso por el programa que deja. Atrás quedara la experiencia de iniciar un servicio único en los noventa y que buscaba llevar el servicio bibliotecario a zonas apartadas en la Región de Aysén. Pero más que eso, llevó compañía y oportunidades. Siendo clave su compromiso con su propia comunidad.

Recursos adicionales

Palabras clave: Aysen, Bibliobus, Bibliomóvil
readspeaker