Por Rodrigo Araya E

Nuno Marçal, el bibliobusero portugués que difunde los bibliomóviles del mundo

Nuno Marçal, encargado del bibliomóvil de Proença-a-Nova de Portugal, premio de Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles, ACLEBIM 2011 (entre otros reconocimientos internacionales), nos cuenta de la realidad de los bibliobuses portugueses.

15/01/2014

Fuente: Bibliomóviles

Una de las ventajas de las redes sociales es la oportunidad que nos da de viajar a otros países y conocer otras realidades con sólo un click. Al igual como para otras actividades, para los bibliomóviles es muy útil estar comunicados y conocer a otros colegas en naciones muy distantes de Chile pero que se han convertido en verdaderos referentes en lo que ha difusión y conocimiento de las bibliotecas móviles se refiere.

Es el caso, de Nuno Marçal, encargado del bibliomóvil de Proença-a-Nova de Portugal, premio de Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles, ACLEBIM (en 2011) entre otros reconocimientos internacionales. Pero por sobre todo, es conocido en el mundo bibliobusero internacional como un constante promotor de la actividad desde su cuenta en facebook donde difunde miles de servicios móviles bibliotecarios, en las más diversas formas y de los más distintos países. Una colección enorme que nos permite visualizar no sólo los variados modelos de ellos, sino que además reafirmar que la actividad bibliobusera se encuentra presente en todo el mundo.

En nuestra misión por conocer y difundir más sobre los bibliomóviles es que tomamos contacto con éste destacado colega para saber más de él y sobre la realidad de los bibliobuses portugueses.

¿Hace cuánto que eres bibliobusero?

Bibliomovilero con orgullo desde el día 26 de Junio del 2006. Día en que realicé el primer viaje del Bibliomóvel de Proença-a-Nova de Portugal.

¿Eres bibliotecario de profesión?

Sí. Soy bibliotecario desde el año 2000, tengo una licenciatura en sociología y el post grado en Ciencias Documentales, ramo de bibliotecas y hasta el año 2006 fui el responsable de la biblioteca municipal de Proença-a-Nova.

¿Cómo llegaste a éste oficio?

Yo diría que es una historia de reencuentro con la memoria infantil. Siempre he tenido una relación muy fuerte con los libros y la fortuna de tener unos padres que constantemente me compraron libros y me incentivaron a la lectura. Cuando era un peque, pasaba mucho tiempo en el suelo de una librería, que estaba cerca del negocio de mis padres (una pastelería).

Recuerdo que a los 12 o 13 años cuando iba camino a la escuela, todos los días pasaba cerca del estacionamiento donde estaba aparcada la biblioteca itinerante de la Fundación Calouste Gulbenkian (de las primeros bibliobuses portugueses y que dejaron mucha marca en Portugal). Y bueno, como dije, a diario la veía y claro, no entraba a ella, porque ese era sólo su estacionamiento, porque no funcionaba en mi ciudad. Pero me imaginaba que sería muy bonito hacer de eso, una profesión. El día 26 de junio del 2006 me acordé precisamente de esos deseos de niño. La vida da muchas vueltas y mi vida profesional me llevó a las memorias de infancia y yo feliz y muy contento de ello.

¿Tu bibliobús depende de alguna entidad gubernamental o de una organización privada?

Sí pertenece al municipio de Proença-a-Nova, que es un organismo gubernamental de la administración local.

En la comunidad bibliobusera internacional eres bien seguido en las redes sociales. Sobre todo por tu afición a coleccionar fotografías de bibliobuses del mundo. ¿Cómo nace ésta afición? ¿Cómo haces para recolectarlas? Porque imagino, al comienzo era más sencillo y en la medida que tienes más, se hace más difícil tener nuevas.

En el 2011 participé de un festival de bibliotecas móviles en Turku (Finlandia). Cuando regresé, tenía en mi máquina fotográfica unas 35 imágenes de bibliotecas móviles, finlandesas, suecas, noruegas, rusas, etcétera. Y así empezó mi colección. Desde ese inicio mi recolección se ha visto incrementada por dos fuentes. Una, la búsqueda en internet y la otra, la que tiene más cantidad y calidad que son los envíos de colegas bibliomovileros de todas partes del mundo, que gracias a la red global y a las redes sociales me envían fotos de su biblioteca móvil. Entre paréntesis, gracias a mi encuentro con Aylin Fuentes (en Burgos) el año pasado, tengo fotos, creo que de todas las bibliotecas móviles de Chile.

Somos muchos y estamos en todo el planeta, por eso es evidente que esto es una colección que tiene un límite, pero en cuanto lleguen cosas nuevas (y llegan casi todos los días) seguiré coleccionando y mostrando.

Cuéntame de los bibliobuses en tu país. ¿Existe alguna organización como ACLEBIM o nuestra Red de Bibliomóviles?

En Portugal no tenemos asociación. Estamos intentando organizar un grupo de trabajo, que esté inserto en la Asociación Nacional de Bibliotecarios y ver si podemos trabajar más y mejor en red. No es fácil en Portugal hacer ese trabajo en red, pero no desistiremos y seguiremos trabajando para que se concrete esa iniciativa. En este momento no sabemos con exactitud cuántas bibliotecas móviles circulan por Portugal, la crisis económica cerró muchas, limitó otras y por otro lado también nacieron otras. Existen números variados pero la cifra debe ser cercana a las 60 bibliotecas móviles, casi todas (el 90%) municipales. Un colega nuestro bibliotecario tiene un directorio sobre ellas y es el trabajo más completo sobre la realidad bibliomovilera portuguesa. El se llama João Henríquez y su directorio está en este enlace: http://anavevoadora.wikifoundry.com/

¿Hace cuanto existen los bibliomóviles en Portugal?

Portugal tiene una enorme tradición en las bibliotecas móviles. Las primeras surgieron en los primeros años del siglo pasado (1915), pero no eran motorizadas. Se trataban de unas maletas que viajaban por escuelas y asociaciones.

Desde 1926 hasta 1974 Portugal vivió en las tinieblas de una dictadura que coartaba la libertad de sus ciudadanos y por supuesto la educación y la cultura fueron consideradas cosas superfluas y con acceso restringido. Aún así el régimen tuvo una experiencia corta entre los años 1945 y 1947 con unas bibliotecas móviles que difundían por algunas ciudades y escuelas ediciones del secretariado nacional de propaganda nacional.

Ahora bien, fuera de esas experiencias el verdadero marco histórico de las bibliotecas móviles de mi país se da en 1958. Existía en Portugal una fundación privada (Fundación Calouste Gulbenkian) que se constituyó como un auténtico ministerio de la cultura y educación, no era bien vista por la dictadura pero le permitían alguna libertad de movimientos. En 1958 crearon una red de bibliotecas itinerantes que recorrieron todo el país durante unos 50 años llevando una verdadera luz de cultura y educación a todos los habitantes del país. Este servicio fue suprimido en el 2002 y la fundación donó sus vehículos (62) y bibliotecas fijas (que también las habían construido) a los municipios donde estaban ubicadas. Felizmente algunos municipios no dejaron morir el proyecto y lo continuaron e incluso modernizaron pero en otros casos el sueño murió.

Cuéntame sobre tu trabajo. Por lo que he visto en tu Facebook visitas a adultos mayores y también te he visto leyéndoles. ¿Es algo establecido o más bien una iniciativa que desarrollas eventualmente?

Mi trabajo se divide en 2 partes. Las visitas a los pueblos y las que hago a las escuelas y centros geriátricos donde les cuento cuentos y escucho toda su sabiduría popular. Aprovecho de dejarle a los lectores de ésta entrevista un enlace para el blog de SEDIC que está en castellano y en el pueden leer en qué consiste el día a día de nuestro bibliomóvil. http://blog.sedic.es/?p=2519

¿Tienes alguna experiencia que hayas vivido en el bibliobús que recuerdes especialmente y que quisieras compartir con nosotros?

En estos 7 años de carretera las historias son siempre en cantidad y calidad y me permiten tener recuerdos de buenos momentos. Debo reconocer que también hay malos y malísimos. Ahora bien, de los buenos recuerdos tomo algunas imágenes que pueden ver aquí: http://opapalagui.blogspot.pt/ .

Ahora si se trata de recordar alguna en especial, diría que una de las historias que más me marco, por lo positivo. Es la historia de un señor que me pidió que pasara a su pueblo y le enseñara a trabajar con un ordenador portátil. Ese señor quería volver a estudiar y había adquirido un ordenador. Un buen día me pidió que le ayudara a crear una cuenta de e-mail para poder conectarse con sus familiares y profesores. Le ayudé a crear la cuenta de e-mail, le explique cómo funcionaba y al día siguiente al abrir mi buzón de correo tenía 2 mails que él me había enviado. En uno de ellos decían en letras mayúsculas: "GRACIAS NUNO" y en el otro "BUEN FIN DE SEMANA". Ese día se me hizo un nudo en la garganta y percibí que el bibliomóvil verdaderamente había sido importante en la vida de ese señor. Y por supuesto en la mía también.

Tengo entendido que desarrollas una iniciativa de extensión en el bibliobús. Relacionado con el patrimonio? Cuéntame un poco de eso.

El papel de las bibliotecas no se puede limitar sólo a la promoción de libro y la lectura, el libre acceso a la información y conocimiento. Tenemos que ser más que eso, tenemos que ser espacios libres de formación, espacios de libertad, espacios donde la comunidad donde estamos ubicados se vean acogidas y sientan que somos verdaderamente útiles. Las normas internacionales de IFLA lo contemplan, por eso no es ninguna novedad, que las bibliotecas se ocupen de la preservación, divulgación del patrimonio inmaterial de la humanidad. Las bibliotecas móviles tienen el privilegio de estar cerca de los poseedores y guardianes de ese patrimonio, por eso es fundamental que empecemos a recoger, tratar, difundir y valorizar esos recursos de la memoria que constituye la matriz de la identidad de una comunidad y nación. En eso estamos precisamente mostrando nuestro valor y utilidad. En nuestra comunidad estamos apostando por el recoger todo lo que sean leyendas, viejas historias, saberes ancestrales, medicinas y rituales tradicionales, fotos y videos de actividades rurales que son en definitiva nuestra identidad. Vivimos tiempos en que casi todo nos roban, si nos llevan nuestra identidad, muy poco sobra. Pueden ver parte de ese trabajo en: Ecos de Proença - https://www.facebook.com/pages/Ecos-de-Proen%C3%A7a/302195056579822

Cómo visualizas los bibliomóviles en el futuro. ¿Crees que puedan desaparecer o mutar?

El futuro de las bibliotecas móviles no está escrito, existen ideas sobre lo que podría pasar. Quizás resistan, cambien o mueran… yo creo que vivimos tiempos de cambios muy rápidos y muchos estarán siempre del otro lado de esos cambios. Las bibliotecas móviles desde su nacimiento tienen como misión llevar recursos a quienes no los tienen. Es precisamente esa matriz funcional la que asegura un fuerte motivo para su sobrevivencia.

Las fórmulas para continuar pese a los cambios que se presenten pueden ser muy variadas. Recordemos que los bibliomóviles podemos ser fuente de innovación y la apuesta por nuevos servicios de proximidad y quizás el proporcionar una mejor conexión a las administraciones locales, regionales o nacionales con las comunidades que servimos es una alternativa. También el reforzar el papel de defensores del patrimonio local (material e inmaterial) y todo lo que nuestra imaginación (que sabemos es mucha) nos permita alcanzar. Pero por sobre todo, siempre teniendo como referente los valores que nos caracterizan: Proximidad, complicidad, intimidad y amistad.

DATOS EXTRA

*Nuno Marçal y su bibliomóvil fue incluido en 2012 en el Portafolio de Proyectos de lectura CERLALC, Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, dependiente de la UNESCO

*La Proença-a-Nova es una villa portuguesa perteneciente al Distrito de Castelo Branco, región Centro, subregión de Pinhal Interior Sul. Más detalles en:http://es.wikipedia.org/wiki/Proen%C3%A7a-a-Nova

Recursos adicionales

readspeaker