Región de Antofagasta

Con bibliocletas Antofagasta pedalea por la lectura

Se inauguran dos bibliocicletas que recorren más de 10 puntos de la ciudad.

16/02/2015

Fuente: Bibliomóviles

La ciudad de Antofagasta, hace exactamente un mes pedalea fuertemente por el fomento lector al inaugurar 2 bibliocicletas que recorren más de 10 puntos de la ciudad.

El proyecto denominado "Bibliocletas" consiste en la implementación de un servicio de lectura móvil a través de dos bicicletas especialmente acondicionadas, las cuales llevarán material de lectura y actividades de animación socio cultural a espacios públicos y de intervención social.

La idea de crear las bibliocletas antofagastinas es de la Coordinación Regional de Bibliotecas Públicas y la Biblioteca Regional de esa ciudad y fue financiado mediante el Fondo Nacional de Desarrollo Regional, F.N.D.R. 2% Cultura y aprobada por el Consejo Regional, CORE.

La Coordinadora Regional de Bibliotecas Públicas, Amy Mayne Nicholls, explicó que las bibliotecas son un servicio de extensión bibliotecaria que permitirá promocionar la lectura en espacios no convencionales como plazas, parques y playas, apropiación y participación de la comunidad.

El proyecto atiende más de 10 puntos de la ciudad de Antofagasta: Plaza Colón, Plaza Sotomayor y Plaza Bicentenario, además de Avenida Brasil y la Playa Trocadero; mientras que los espacios de intervención social a los que llegan las Bibliocletas son el centro CIT CRC de Sename, los programas de intervención Nelson Mandela y Pierre Dubois del Jardín de Serpaj, además del Jardín Infantil Rayito de Luz y la Biblioteca Popular Mundo de Colores.

Las bibliocletas comenzaron su funcionamiento el pasado 16 de enero y el trabajo de animación lectora se extendería hasta el mes de junio. Cabe destacar que a nivel nacional el proyecto "Bibliocletas" de Antofagasta es una de los pocas experiencias de servicio bibliotecario móvil en éste formato.

BIBLIOCICLETAS EN EL MUNDO

Existen muchos ejemplos de bibliocicletas a través del mundo. La mayoría concentrados en Europa, es el caso del Ayuntamiento de Estepona (Málaga, España) y cuya Delegación de Juventud puso en marcha el servicio para lugareños y turistas. Se trata de dos bibliobicis que recorren el Paseo Marítimo de la localidad ofreciendo en préstamo obras para leer en la playa.

Otro proyecto interesante es el llamado "Lectura en la línea" instalado en el puesto fronterizo de Tijuana, México. Las bibliobicis del servicio que son coordinados por el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC), junto a otros organismos, ofrecen su propuesta lectora a los automovilistas que buscan atravesar la frontera con Estados Unidos. Haciendo de esa forma una espera más agradable.

Un tercer ejemplo se puede encontrar en los Estados Unidos. En la biblioteca pública de Denver que lleva libros populares a la calle. Pero no contentos sólo con transportar libros en una bicicleta de carga, además entregan internet siendo el carrito un punto de wi-fi gratuita para los usuarios.

Recursos adicionales

readspeaker